La terapia craneosacral es una técnica manual de efecto muy profundo para detectar y corregir los desequilibrios del sistema que envuelve al cerebro y a la médula espinal.

Terapia craneosacral para mejorar la salud

terapia craneosacral para mejorar la salud y la vida

La premisa de la terapia craneosacral es la existencia de una pulsación rítmica, suave y sutil que emerge desde el líquido céfalo-raquídeo y se relaciona con el resto del cuerpo, mejor conocida como el impulso rítmico craneal.

El ritmo se puede sentir y palpar como el cardio-vascular y respiratorio, pero de manera mucho menos obvia. Puede detectarse en los huesos craneales, la pelvis, la columna vertebral y todas las estructuras que componen este sistema. La potencia y calidad con que emerge y se transmite este impulso a todo el organismo determina su estado de salud y vitalidad.

¿Quién puede recurrir a la terapia craneosacral?

El objetivo es tratar una gran variedad de padecimientos, no importa la edad o el momento vital de la persona, pues incluso las mujeres embarazadas o quienes acaban de salir de una operación pueden recibir sus beneficios.

Al tratarse de un enfoque orgánico, se puede abordar cualquier condición; desde un dolor de cabeza hasta la hipersensibilidad y enfermedades comunes. No es necesario que el motivo de consulta sea una situación grave. El especialista manipulará el cuerpo según sea conveniente.

En muchas ocasiones es posible detectar enfermedades o padecimientos que todavía no muestran los típicos síntomas. De esta forma también se trata de un enfoque preventivo, donde se pueden detectar las causas de un problema mayor.

Beneficios:

  • Gracias a la terapia craneosacral disminuye el dolor crónico. Al estimular manualmente el cuerpo, la persona puede experimentar un alivio en todos sus órganos, en los músculos y articulaciones.
  • Mejora la calidad del sueño, la fatiga y aumenta la vitalidad. En algunos casos es una manera muy efectiva de combatir el insomnio o trastornos similares. Si hay estrés en la vida cotidiana, también ayuda a reducirlo.
  • Corrige esguinces cervicales y reduce los síntomas de las migrañas. También corrige los dolores del nervio ciático. Todo lo que implica el sistema nervioso se beneficia, ya que todas las células del cuerpo están conectadas. Es posible recuperar la movilidad articular luego de alguna lesión  o condición que cause dolor.
  • La terapia ayuda a los bebés recién nacidos cuando tienen problemas de succión o de respiración. Ayuda, asimismo, a mitigar los problemas del posparto. Tanto para la madre como posibles complicaciones con el bebé.