Aeroyoga

El aeroyoga también es conocido como yoga aéreo. Se trata de una práctica que desafía la gravedad mediante asanas y posturas corporales suspendidas en el aire. No es necesario tener experiencia previa, ni siquiera en yoga. Cualquier persona puede practicarlo.

Aeroyoga mezcla el yoga, la danza y el circo


Aeroyoga para desafiar la gravedad y volar

El aeroyoga está inspirado en movimientos que provienen de la danza danza, en las posturas clásicas del yoga (conocidas como asanas) y en diferentes actividades circenses como puede ser el manejo del trapecio.

Por esa razón es una práctica única, ya que combina elementos de distintas disciplinas. Con el aeroyoga se trabaja de diferentes maneras al cuerpo, a la mente y al espíritu.

A diferencia de una clase de yoga tradicional, donde hay un contacto del cuerpo al suelo, en el aeroyoga no existe la presión ni la posibilidad de impactar la tierra. Por lo mismo el organismo se extiende con menos limitaciones.

¿Cómo es una clase de aeroyoga?

Lo más importante para llevar a cabo esta práctica es la existencia de un columpio. Éste cuelga desde un techo y unas cuerdas lo suficientemente fuertes como para soportar el peso de cualquier tipo de persona.

La complejidad de las posturas, como en cualquier otra clase de yoga, van aumentando en la medida del propio ritmo de aprendizaje de cada alumno.

Aeroyoga: desafiando la gravedad

Se comienza en el suelo, realizando posturas sencillas y poco a poco se van ampliando los rangos de movimiento. El cuerpo se ayuda del columpio y las telas que lo envuelven para quedar en suspensión.

El objetivo es descomprimir la columna vertebral y aprovechar la seguridad de que brinda el arnés para llevar a la persona más allá de sus límites cotidianos. Aproximadamente dos terceras partes de una clase se realizan en el aire.

Beneficios:

  • Se relaja la comuna vertebral. A diferencia del suelo donde la gravedad obliga al cuerpo a caer, en el aeroyoga es posible descomprimir vértebra por vértebra. Esto relaja profundamente a todo el cuerpo y proporciona una sensación de ligereza.
  • El columpio y las telas permiten que los movimientos sean más extensos y a su vez esto aumenta la flexibilidad. De por sí el yoga es una disciplina que expande el rango de apertura de las articulaciones, el aeroyoga va un paso más allá.
  • En ocasiones, durante clases de yoga o en la vida cotidiana, experimentamos miedos que realmente no cuentan con fundamentos racionales. El aeroyoga permite ir más allá de los mismos y superar esos límites autoimpuestos. La seguridad que dan el arnés y el columnio provocan que la persona se suelte con mayor confianza a realizar posturas.
  • Desafiar la gravedad es sinónimo de aumentar la autoconfianza. Como no existe riesgo de caer al suelo, las asanas o posturas que se realicen durante la clase aumentan el sentido de seguridad en la persona.
  • El aeroyoga trata de emular el vuelo, por lo mismo se provocan sensaciones de ligereza y libertad,
  • Aunque el columpio le resta presión al cuerpo, las posturas pueden ser vigorosas y sirven para tonificar los músculos. Durante la práctica las articulaciones están protegidas por la falta de impacto.

Find the best professional of Aeroyoga

and explore your wellbeing

 

Start













 








 
¡DESCÁRGALO!
close-link




 






 
¡DESCÁRGALO!
close-link