Biodanza

La biodanza se define como un sistema de integración humana de renovación orgánica, reeducación afectiva, y de reaprendizaje de las funciones originarias de vida.

Biodanza para bailar y liberar la consciencia


Biodanza para bailar hacia la salud

La biodanza fue concebida durante la década de los años sesenta y parte de la premisa de que la danza es vida. A través de la música y el movimiento del cuerpo humano se generan emociones y sensaciones. 

Su metodología consiste en inducir vivencias integradoras por medio de la música, del canto, del movimiento y de situaciones de encuentro en grupo. 

La música ha acompañado al ser humano desde hace milenios, incluso el latido del corazón puede considerarse música. Por ello la biodanza pretende conectar al Ser con la esencia más pura de la existencia. Mediante el movimiento corporal se busca vincular a todas las esferas de la vida: física, emocional, mental, espiritual.

¿Cómo es una sesión de biodanza?

La persona no necesita tener experiencia o saber bailar. Es suficiente que tenga ganas de liberar el cuerpo y descubrir lo que quizá nunca se ha atrevido a sentir. Por lo tanto, basta con presentarse al salón de baile para disfrutar del proceso.

Una sesión de biodanza implica tener una experiencia de gran intensidad y conexión con el “aquí y ahora”. Las clases tienen un efecto armonizador que estimula la vitalidad, la sexualidad, la creatividad, la afectividad y la trascendencia.

La persona logra transmitir y reconocer sus cargas anímicas, a la vez haciendo ejercicio. Cualquiera puede practicarla, independientemente de la edad o el estado físico. La suavidad o intensidad puede ajustarse a las necesidades personales. La integración de esta práctica en la vida cotidiana permite el balance y la conexión entre todas las esferas de la existencia, de modo que se logre una congruencia entre lo que se piensa, se siente y se hace.

Beneficios:

  • La biodanza desarrolla el potencial físico y emocional. Tal vez la persona no ha tenido la oportunidad de experimentar los alcances de su cuerpo, o bien, no sabe que sus sentimientos se pueden manifestar bailando. 
  • Como se trabaja a nivel integra, con la biodanza es posible la desaparición paulatina de molestias y dolores. Por ejemplo, lo que parecía ser una carga física a nivel muscular o articular, en ocasiones tiene que ver con cargas emotivas.
  • Ayuda a los alumnos en procesos de superación de estados de carencia emocional. El hecho de que sean clases grupales crea la sensación de un colectivo afectivo. Durante el baile se pueden crear vínculos que duran toda la vida o simplemente hasta que termina la sesión.
  • Al bailar se reducen los pensamientos negativos. De manera natural se fomenta la atención plena y el disfrute de los pasos de danza y el movimiento corporal. Se baja la energía de la mente al cuerpo. 
  • Se fomenta la autoconfianza, el autoconocimiento y el autoestima. A la vez hay una disminución del estrés y una conexión con el momento presente para sentir bienestar.

Find the best professional of Biodanza

and explore your wellbeing

 

Start