Técnica Alexander

La técnica Alexander es un proceso de aprendizaje que pretende desarrollar la consciencia de la postura corporal para evitar tensión y dolor innecesario.

Técnica Alexander para mejorar la consciencia corporal

técnica alexander para adquirir consciencia corporal

La técnica Alexander se llama así gracias a su fundador, Frederick Matthias Alexander. Es el arte de hacer buen uso de uno mismo, es decir, mediante el conocimiento de la fluidez y los movimientos naturales del cuerpo, la persona optimiza su propia vida.

El objetivo es encontrar el equilibrio y la libertad natural del cuerpo para aprender a movernos con más facilidad. Una vez aprendido no se olvida, por ello las situaciones cotidianas cambian de manera favorable. Una vez que se entiende cómo está diseñado el cuerpo, es más fácil dejarle actuar para que funcione como él sabe. Se reeduca a la mente en coordinación con lo físico.

¿Cómo funciona una sesión de técnica Alexander?

Una persona puede consultar al especialista debido a un problema puntual. Por ejemplo, quizá tiene una molestia en el hombro o simplemente se siente muy cansado. Las opciones son inagotables. Una vez que se establece el motivo de consulta, el experto hará una evaluación del cuerpo, simplemente observarlo. A partir de entonces es más fácil definir un protocolo.

La idea es que la persona aprenda a interactuar con su entorno sin olvidarse de sí misma. Esto se logra reconociendo las posturas adecuadas. Cómo sentarse, cómo andar, cómo dormir, cómo desplazarse en cada situación. Es un proceso de aprendizaje para reconocer hábitos que limitan la salud o que interfieren con la inteligencia innata de nuestro cuerpo.

Beneficios:

  • La técnica Alexander disminuye el estrés. Es una forma de aliviar las cargas energéticas y emocionales que puede sufrir una persona. A veces se deben a un estilo de vida sedentario, a una forma errónea de andar, o bien, a una mala postura.
  • Corrige la postura y enseña a la persona a darse cuenta de la misma. A veces pasamos horas sentados o con los brazos cruzados o los pies doblados. La técnica Alexander enseña al paciente a tomar el control de su cuerpo desde la consciencia.
  • Es una forma de aliviar el dolor muscular o articular. Todo el cuerpo se beneficia, tanto los huesos como los tejidos blandos. La energía que generaba tensión, puede disiparse en cuestión de segundos con un ligero cambio.
  • Según cada circunstancia, es posible mejorar la calidad del sueño, aliviar dolores crónicos, sentir mayor vitalidad, e incluso sentir paz interior.

Find the best professional of Técnica Alexander

and explore your wellbeing

 

Start